Inicio Internacional

Wolfsburgo – Olympique de Lyon: «La mayor reunión de talento jamás vista en el fútbol femenino»

1200
1
Compartir
Foto: UWCL (c)

Kiev será la sede de la mayor constelación de estrellas del fútbol femenino europeo jamás reunida, en un choque que por unanimidad de los analistas de este deporte, se considera el duelo entre los dos mejores equipos del mundo. Las dos mejores plantillas del globo terráqueo (con mucha diferencia con el resto), los dos grandes dominadores del último lustro (década en el caso del Olympique de Lyon) en la Champions League, los campeones por aplastamiento de las dos ligas de las grandes asociaciones del fútbol femenino continental, los dos clubes con el mejor coeficiente UEFA, los dos únicos campeones de la UWCL presentes esta temporada en la competición… En definitiva, los dos espejos en los que mirarse. La medida de todas las cosas.

Y es que las mejores jugadoras de Europa, con alguna pequeña ausencia o diferencia en la apreciación (sobre gustos no hay nada escrito), estarán en el Valeriy Lobanovskyi el próximo jueves 24 de mayo. La mejor jugadora del mundo en 2017 y en lo que llevamos de 2018 para la gran mayoría de seguidores del fútbol femenino internacional estará en Kiev (Pernille Harder). El mayor talento del fútbol femenino mundial también (Dzsenifer Marozsán). Y la mejor portera (Almuth Schult), la mejor lateral diestra (Lucy Bronze), la mejor pivote del planeta (Saki Kumagai), la mejor «box to box» (Sara Björk Gunnarsdóttir), la mejor rematadora (Ada Stolsmo Hegerberg), la mejor extremo y con mejor «1vs1» (Caroline Graham Hansen), la mejor «todocampista» (Amandine Henry), la delantera joven más prometedora (Ewa Pajor), la mejor central (Wendie Renard), la jugadora más polivalente del planeta (Alexandra Popp), etc.

Hasta 15 países diferentes (Alemania, Suecia, Suiza, Hungría, Islandia, Bélgica, Polonia, Dinamarca, Noruega, Francia, Japón, Canadá, Inglaterra, Estados Unidos y Países Bajos) deberían estar representados (14 probablemente con la duda de qué le pasa realmente a Morgan Brian) entre las convocatorias de ambos equipos; con 12 de las 19 primeras potencias, según el ranking FIFA, representadas. Nada más y nada menos que 6 capitanas de selección como son Dzsenifer Marozsán (Alemania/OL), Amandine Henry (Francia/OL), Saki Kumagai (Japón/OL), Pernille Harder (Dinamarca/WOB), Lara Dickenmann (Suiza/WOB) y Sara Björk Gunnarsdóttir (Islandia/WOB). Un total de 36 de las 49 jugadoras inscritas por ambos clubes para esta fase final del torneo son o han sido internacionales con sus respectivos países. De las 13 restantes, 3 jugadoras son actualmente internacionales sub-20 con Francia (Selma Bacha, Emelyne Laurent y Melvine Malard) y 2 son internacionales sub-19 con Alemania (Meret Wittje y Anna-Lena Stolze). Joelle Wedemeyer, central del Wolfsburgo, ha ido convocada en las últimas listas de Alemania tanto con Steffi Jones como con Horst Hrubesch. Y cabe recordar, que en el Wolfsburgo no pueden estar inscritas Ella Masar (ex internacional por Estados Unidos), Cláudia Neto (capitana de Portugal) y Kristine Minde (internacional por Noruega) por haber disputado la UWCL esta temporada con el Rosengard la primera, y con el Linköpings las dos últimas. El club alemán también dio de baja de la competición a la internacional suiza Vanessa Bernauer después de su lesión de «ACL» en la Cyprus Cup.

EN OTRO NIVEL

Creo cualquier seguidor habitual del fútbol femenino internacional sabía que si no les cruzaban como la temporada pasada, la final estaba casi decidida por decreto. La diferencia entre estos dos equipos y el resto de gigantes del fútbol femenino europeo sigue siendo bastante acentuada. Y es que ahí está lo increíble de estos dos conjuntos; hacer que clubes como el Chelsea, Barcelona, Manchester City o Atlético de Madrid; conjuntos dominadores absolutos en la FA WSL y la Liga Iberdrola, la teórica competencia más allá de sus propias fronteras, con infinidad de grandes jugadoras y algunos de ellos pagando mejores salarios que el propio conjunto alemán, parezcan meras comparsas ante ellos. Y es que la realidad, por mucho que los resultados de las dos últimas eliminatorias del Lyon hayan sido ajustados, es que estos 4 conjuntos no les han creado casi ningún tipo de peligro en 180 minutos. Cuatro de los grandes de Europa, porque lo son, no han sido capaces de poner en jaque a estos dos monstruos que parecen jugar en una liga diferente al resto. Pero eso ya lo sabíamos de antemano.

Foto: LaluRAlbarrán (c)

Ni tan siquiera sus máximos rivales en sus propias ligas, PSG y Bayern Múnich, han sido capaces de ganarles esta temporada (curiosamente ambos han empatado ante estos dos equipos en su enfrentamiento previo a la final de Kiev). El Wolfsburgo lleva dos dobletes nacionales consecutivos (2016/2017 y 2017/2018) y desde septiembre de 2015 no pierde contra su máximo rival en Alemania (la temporada 2015/2016 fue un desastre para el conjunto verdiblanco). Por su parte, el Olympique de Lyon lleva 2 tripletes consecutivos y un total de 12 ligas ganadas de forma consecutiva y 6 copas de Francia (está en la final de esta temporada). Es verdad que ha habido muchos empates por medio entre Lyon y PSG, pero desde el año 2015, el equipo parisino sólo ha conseguido batir al conjunto presidido por Jean-Michel Aulas en 1 ocasión.

  1. Experiencia al más alto nivel
  2. Ritmo de juego
  3. Experiencia del staff técnico y del club al nivel más alto
  4. Preparación y capacidad física
  5. Talento para marcar diferencias ante las mejores

Algunos de los escalones que separan a estos dos grandes del resto.

Desde la temporada 2012/2013:

Wolfsburgo:
– 2012/2013: Campeón de la Bundesliga – Campeón de la DFB-Pokal – Campeón de la Champions League
– 2013/2014: Campeón de la Bundesliga – Octavos de Final en la DFB Pokal – Campeón de la Champions League
– 2014/2015: Subcampeón de la Bundesliga – Campeón de la DFB-Pokal – Semifinalista de la Champions League
– 2015/2016: Subcampeón de la Bundesliga – Campeón de la DFB-Pokal – Subcampeón de la Champions League
– 2016/2017: Campeón de la Bundesliga – Campeón de la DFB-Pokal – Cuartos de Final de la Champions League
– 2017/2018: Campeón de la Bundesliga – Campeón de la DFB-Pokal – ¿?

*De los 17 torneos que ha disputado el Wolfsburgo desde 2012: ha ganado 11 de ellos. En 3 ocasiones ha sido subcampeón. Y en las otras 3 eliminaciones que ha tenido previas a las finales, siempre ha perdido por la mínima dichas eliminatorias (1-0 ante el Frankfurt en 2013, Global de 3-2 ante el PSG en 2015 y Global de 2-1 ante el Lyon en 2017).

 

Olympique de Lyon:
– 2012/2013: Campeón de la Division 1 – Campeón de la Copa de Francia – Subcampeón de la Champions League
– 2013/2014: Campeón de la Division 1 – Campeón de la Copa de Francia – Octavos de Final de la Champions League
– 2014/2015: Campeón de la Division 1 – Campeón de la Copa de Francia – Octavos de Final de la Champions League
– 2015/2016: Campeón de la Division 1 – Campeón de la Copa de Francia – Campeón de la Champions League
– 2016/2017: Campeón de la Division 1 – Campeón de la Copa de Francia – Campeón de la Champions League
– 2017/2018: Campeón de la Division 1 – ¿? – ¿?

*De los 16 torneos que ha disputado el Lyon desde 2012: ha ganado 13 de ellos. En 1 ocasión fue subcampeón. Y en las otras dos eliminatorias que ha tenido previas a las finales, en una perdió por el valor doble de los goles fuera de casa (Global de 2-2 ante el Turbine Potsdam), y en la otra perdió por la mínima (Global de 2-1 ante el PSG).

**En las últimas 6 temporadas ambos equipos han alcanzado la final en 4 ocasiones. En 3 ocasiones entre ellos. La temporada pasada se cruzaron en cuartos de final en una final anticipada. Sólo el 1.FFC Frankfurt sabe lo que es ganar la Champions League sin ser ni WOB ni OL desde aquella final de Getafe en 2010 (4 títulos para el OL y 2 para el WOB a expensas de la final de este jueves).

 

Estadísticas Ofensivas UWCL 2017/2018 (Todos los equipos):

Ocasiones de Gol:
1. Olympique de Lyon: 185
2. Wolfsburgo: 160

Tiros a puerta:
1. Olympique de Lyon: 79
2. Wolfsburgo: 69

Tiros Fuera:
1. Olympique de Lyon: 73
2. Wolfsburgo: 57

Goles:
1. Olympique de Lyon: 34
2. Wolfsburgo: 33

Saques de esquina a favor:
1. Olympique de Lyon: 84
2. Wolfsburgo: 69

Fueras de Juego:
1. Wolfsburgo: 41
2. Olympique de Lyon: 22

Faltas sufridas:
1. Wolfsburgo: 73
2. Chelsea: 67
2. Olympique de Lyon: 67

Máximas Goleadoras:
1. Ada Stolsmo Hegerberg (Olympique de Lyon): 14
2. Pernille Harder (Wolfsburgo): 7
3. Sara Björk Gunnarsdóttir (Wolfsburgo): 6
4. Camille Abily (Olympique de Lyon): 5

Máximas Asistentes:
1. Pernille Harder (Wolfsburgo): 6
1. Alexandra Popp (Wolfsburgo): 6
2. Camille Abily (Olympique de Lyon): 5
2. Amel Majri (Olympique de Lyon): 5
2. Caroline Graham Hansen (Wolfsburgo): 5

 

 

DE AQUEL GRUPO DE INFRAVALORADAS A SER UNA SELECCIÓN MUNDIAL

Hace bastante tiempo que el Wolfsburgo dejó de ser aquel grupo de infravaloradas que sorprendió al mundo batiendo a las invencibles en Stamford Bridge. El conjunto de la Volkswagen siempre apostó por el fútbol femenino fichando a algunas jugadoras de cierto nivel en el panorama nacional, y teniendo alguna que otra extranjera, sobre todo escandinavas, de cierto nivel. Pero nunca estuvieron cerca de competirle un título a aquellos monstruos de la época: Turbine Potsdam, Frankfurt y Duisburgo. Pero todo cambió tras el Mundial de 2011, donde la sede de la Autostadt fue ciudad del torneo más importante del fútbol femenino. A un VW Arena vibrando con el «FutFem», le siguió el desembarco de ciertas jugadoras alemanas de nivel, que necesitaban un lugar para reivindicarse. Todavía recuerdo aquel penalti de Lena Goessling que les clasificó para su primera UWCL. De hecho, aquella temporada tuvieron opciones de título hasta la última jornada.

Foto: VfL Wolfsburg (c)

Pero 2013 fue el año del cambio, el año del triplete y de aquel grupo de jugadoras,por las que mucha gente no daba «ni un duro» (los que me conocen saben que yo siempre creí en ellas), que destronó al monstruo del fútbol mundial. Era un grupo muy peculiar formado por veteranas como Viola Odebrecht, Martina Müller y Conny Pohlers; jugadoras que no eran ni mucho menos titulares en la selección alemana como Lena Goessling, Verena Faisst o Josephine Henning; jóvenes talentos como Luisa Wensing, Alexandra Popp o Lina Magull; y os lo creáis o no, jugadoras que no entraban dentro de los planes de Silvia Neid como Nadine Kessler («¿cómo puede ser?» Eso nos preguntábamos por aquella época) y Anna Blässe. Aquel equipo que sólo tenía dos extranjeras, Smith y Jakabfi, vivía del conjunto, del espíritu de equipo y de no darse por vencidas.

Cuatro temporadas después, y con un proyecto fracasado en la 2015/2016 donde se fichó mucho y sin cabeza, el conjunto entrenado por Stephan Lerch vuelve a tener la oportunidad de llevarse el triplete. Pero en un contexto muy diferente al de antaño. Si en aquella final de Stamford Bridge eran unas semi desconocidas, el propio Patrice Lair admitió que no preparó mucho el partido, el VfL llega a Kiev haciendo mucho ruido y con ganas de obtener un cetro que ellas creen merecer. De aquel grupo de infravaloradas, a la selección mundial actual que es el Wolfsburgo. Aquel conjunto del 2013 era un bloque muy bien trabajado que dependía del grupo para ganar. Este conjunto del 2018 es un bloque muy bien trabajado cuya mayor virtud es que han construido un grupo a partir de individualidades que se complementan a la perfección.

LAS GRANDES DOMINADORAS DE LA DÉCADA

Otra conjunto que también ha cambiado mucho ya no sólo desde aquel equipo que perdió aquella final en Getafe ante una portera adolescente como era Sarholz, sino incluso desde aquel primer enfrentamiento en Londres. Antes solíamos utilizar una frase para describir al OL que me parecía muy acertada (la utilizaba el gran Rubén Fernández, comentarista de Eurosport): «Una selección francesa con retoques de calidad». Lotta Schelin y en su momento, Shirley Cruz Traña y Lara Dickenmann, eran aquellos meros retoques (también recuerdo a jugadoras como Ami Otaki) en un conjunto casi 100% francés que vivía los años de gloria de la selección gala. Pero la búsqueda de la excelencia no entiende de nacionalidades, y por ello, «les fenottes» hoy en día es como el Wolfsburgo: «Una selección mundial». En su caso, un «All-Star Team».

Foto: LFP (c)

Dzsenifer Marozsán, Saki Kumagai, Ada Stolsmo Hegerberg, Lucy Bronze, Kadeisha Buchanan, Morgan Brian, Shanice van de Sanden… El poder de atracción que tiene el Olympique de Lyon es único. Todas quieren jugar en el mejor equipo del mundo. Tanto es así que por la capital culinaria de Francia han pasado jugadoras como Megan Rapinoe (con más pena que gloria) y Alex Morgan. Aulas quiere lo que quiere. Y al menos nosotros, damos gracias por tener la oportunidad de ver semejante grupo rutilante de estrellas unidas. Tirando de cantera, y cartera.

Pero, con el tiempo, el OL también ha cambiado de estilo. Aquellas eliminaciones en 2014 y 2015 propiciaron una revisión de la propuesta. La llegada de más extranjeras y el cambio de perfil de estas propició un conjunto más físico, más directo, más vertical y menos de toque y florituras que veíamos antaño. A algunos les gustará más, o menos, pero, está claro que la salida en su día de Nécib, Schelin o el menor impacto de Abily han provocado un fútbol menos estilístico que el que nos enamoró a todos a principios de década. Pero algo no cambia, siguen ganando como antes. Si vencen en Kiev se convertirán en el equipo más laureado del continente.

 

HEAD to HEAD

El Wolfsburgo tiene un balance positivo en sus duelos frente al Olympique de Lyon: 2 victorias alemanas, 1 empate (la final se decidió por penaltis) y 1 victoria francesa.

Wolfsburgo 1 – 0 Olympique de Lyon //Final 2012-2013

Probablemente os acordéis más de la remontada en aquella final en Lisboa ante el Tyresö, pero sinceramente, creo que tuvo más mérito la victoria que consiguieron las jugadoras de Ralf Kellermann en Stamford Bridge.

Ningún equipo en el fútbol femenino europeo podía vencer a las «galácticas» de Lair. Toda Europa estaba atemorizada de las francesas. Pero quizás se creyeron tanto ese papel, que fue su perdición. El propio Patrice Lair admitió que no había preparado el partido a conciencia porque sólo se tenían que concentrar en hacer su juego. Pero delante tenían al equipo de los «milagros». A un conjunto que parecía estar tocado por una varita ya que parecía imposible batirlas. Un equipo que se presentaba en Londres con nada que perder, nada que demostrar y todo a ganar.

Pero también se presentaba en la capital inglesa con las bajas de Viola Odebrecht (sanción) y Verena Faisst (mononucleosis). Para más inri, Alexandra Popp se lesionó en el partido previo y jugó lesionada en el lateral izquierdo con más pundonor que fuerza (fue operada a los siguientes días y se perdió la Eurocopa). Nadine Kessler llegaba con una protección en el brazo; y Zsanett Jakabfi, la jugadora más desequilibrante del equipo, llegaba tocada y muy justa para la final.

El conjunto francés se vio sorprendido por un equipo que primero salió a presionarles, pero que después hizo un muro impenetrable delante del área. El OL se acercaba, pero casi no generaba peligro mientras que el Wolfsburgo se agarraba al clavo ardiente de aguantar y esperar su oportunidad. Algún que otro intento desde lejos, pero nada relevante por parte gala. De hecho, el dominio de las campeonas era total, pero sin llegar a concretar nada. De la propia nada, un centro desde la banda derecha, a 20 minutos del final, provocaría la hecatombe. No recuerdo si fue Wensing o Blässe, pero su centro, por decir algo, rebotó en la mano de Laura Georges. La colegiada, que pudo pitar lo mismo unos minutos antes en el área rival, señaló la pena máxima. Martina Müller convirtió el penalti. Alguna parada de Vetterlein y un palo de Magull después; el VfL se proclamaba campeón de la Champions ante un estadio estupefacto y ante un equipo invencible que todavía no sabía que había ocurrido. Quizás la maldición de que no se pueden ganar tres Champions League seguidas. O aquella tradición de que equipo alemán que debuta en la UWCL, con la excepción del Bayern, equipo que se corona (Frankfurt, Turbine Potsdam, Duisburgo y Wolfsburgo).

Wolfsburgo 1 – 1 Olympique de Lyon (3-4 en la tanda de penaltis) // Final 2015/2016

Reggio Emilia fue el segundo capítulo de esta saga por la corona continental. «Les Fenottes» llegaban con un hambre feroz tras dos eliminaciones tempraneras en la 2013/2014 y la 2014/2015; y con una sensación de equipo inabordable que no transmitían desde hacía mucho tiempo. Por su parte, las alemanas llegaban en una temporada, que por mucho que consiguieran ser subcampeonas de la Bundesliga y campeonas de la Pokal, no se podía considerar de otra forma que no fuera decepcionante. Habían fichado a todas las jugadoras que querían pero con un resultado bastante pobre. Si el Wolfsburgo del 2013 transmitía unión y «grupo», el del 2016 transmitía falta de entendimiento.

Esperábamos una final en la que el OL pasara el «rodillo» e hiciera valer ese monstruoso poderío ofensivo controlando la posesión y monopolizando la final. El guión era tan previsible, que Kellermann planteó un equipo con «dobles laterales» en las bandas y tres centrocampistas defensivas para intentar achicar cómo pudieran. Pero la sorpresa fue que las francesas, una vez anotado el primer gol, decidieron entregarle la posesión a un conjunto alemán, que por el planteamiento no sabía muy bien qué hacer con él. Perdida de la posesión, precipitaciones constantes… Las de Precheur no sufrieron ni lo más mínimo. Y es más, merecieron anotar algún que otro gol.

Las jugadoras vestidas de blanco sólo cambiaron el guión cuando se vieron con el tiempo acabado, y dos llegadas de Bachmann y Wullaert anunciaron el tan sorprendente gol de Popp a 2 minutos del final. El gol espoleó a un VfL que nada más arrancar la prórroga, pudo anotar el segundo. La final se igualó, y los penaltis decidieron. Nilla Fischer y Élise Bussaglia, una tocada y otra muy conocida por su anterior equipo, erraron los penaltis decisivos. El título volvía al Ródano.

Global: Wolfsburgo 1 – 2 Olympique de Lyon (WOB 0-2 OL y OL 0-1 WOB) // Cuartos de Final 2016/2017

Las caras de Gérard Precheur y Jean-Michel Aulas al pitido final lo decían todo. Jamás había tenido una eliminatoria tan complicada el Olympique de Lyon. Jamás habían sufrido tanto y les habían creado tantas ocasiones. Nunca antes habían perdido la posesión y habían pedido el pitido final en su propio estadio. «Nos han exigido el máximo» decía Precheur en rueda de prensa. Y es que el conjunto alemán vendió muy cara su derrota.

El partido de ida fue un encuentro disputado de tú a tú los primeros 75 minutos. El partido iba a rachas, con tramos de dominio de uno y otro equipo. El OL tenía ocasiones más claras, pero el Wolfsburgo llega con relativa facilidad a las inmediaciones del área de Bouhaddi. Muchos centros se pasearon por el área pequeña de un portera francesa que rindió a la perfección. En una jugada aislada, una falta provocada por Alex Morgan, Camille Abily desatascó el partido. Y las alemanas cometieron el error de irse a marcar el 1-1 exponiéndose al 0-2, que llegó en un gran disparo de Marozsán, sin pensar en el partido de vuelta. Wullaert estrelló un balón en el palo. Estaba claro que no era la noche del VfL.

La vuelta arrancó de forma tensa, con un equipo local muy dominante pero, con un conjunto verdiblanco que hacía mucho daño cuando salía con espacios. Bouhaddi volvió a salvar a su equipo de encajar algún que otro gol. Las alemanas lo intentaban a pesar de exponerse a encajar el gol de la eliminación, pero sólo pudo llegar en un penalti de Buchanan a Harder que convirtió Hansen. Las de Precheur supieron administrar muy bien la posesión en los instantes finales.

Aquel Wolfsburgo era el precursor de esta versión tan excitante que vemos ahora. Y es que por aquel entonces, Caroline Hansen volvía de lesión, Pernille Harder acababa de llegar, Lena Goessling estaba lesionada, Ewa Pajor no jugaba y Alexandra Popp jugaba tirada en una banda. Tampoco le ayudó un calendario que quiso que se jugaran los cuartos de final en medio de dos partidos trascendentales ante el Bayern. Por su parte, el Lyon nos demostró una versión defensiva, que muchos dudaban que tuviera, y que les hizo más fuertes. Sabían sufrir. Otro título continental caería unos meses más tarde.

 ¿CÓMO LLEGAN?

NOTA: A la hora de analizar datos estadísticos, siempre hay que tener en cuenta la dificultad de la liga alemana con respecto a la liga francesa y, que en la Copa de Francia se han enfrentado a 4 equipos de segunda a los cuales les han endosado un global de 52 goles a 0.

El Wolfsburgo: «Un auténtico rodillo»

Cuando muchos analistas se empiezan a preguntar si otro equipo que no sea el OL es el equipo a batir en estos momentos; eso te indica el nivel, continuado en el tiempo, que está mostrando el conjunto alemán en estas semanas previas a la Final de la Champions League. Y es que, la imagen de superioridad y suficiencia que el VfL lleva mostrando en la Bundesliga, pero sobre todo, en esa eliminatoria donde pudo arrasar al Chelsea (lo hizo en cuanto a juego), llamó mucho la atención de todo el mundo. Mientras el Lyon estaba sacando sus eliminatorias «rascadas» (aunque por ocasiones de gol era una calle de un sólo sentido), el equipo de Stpehan Lerch barrió en las dos segundas partes de los partidos de semifinales al campeón del doblete en Inglaterra, de una forma apabullante. Es más, si no hubiera sido por la falta de puntería de las atacantes alemanas, la eliminatoria se podría haber ido a dos dígitos. Aunque lo más llamativo de todo fue, que el conjunto de Emma Hayes no le hiciera daño alguno a un conjunto con un claro handicap pese a que sólo hayan encajado 6 goles en liga en 20 partidos: La lentitud de la defensa.

Más allá de la eliminatoria del Chelsea, se esperaba que el Wolfsburgo, que tenía que enfrentarse a tres «Englische woche» como dicen en Alemania (partidos entre semana) se dejara algún punto por el camino. Pero no, ha ganado esas 7 jornadas de Bundesliga sin encajar un sólo gol, y por momentos, dando un auténtico espectáculo con mezcla de esas jugadas tan verticales que enganchan a la gente, con jugadas de toque y elaboración. Aunque, cabe destacar, que se vio una falta de frescura mental en el equipo en la última jornada de liga. ¿Piernas cansadas? No se sabe. Que la final de la DFB-Pokal se decidiera en los penaltis en un partido de tú a tú, probablemente el partido más flojo de las de Lerch en este 2018, muy tenso y con muchos errores, no es algo que deba sorprender a nadie. El Bayern tiene un potencial (para mí tienen la tercer mejor plantilla de Europa) enorme pese a que sus fracasos europeos digan lo contrario.

Las de la Baja Sajonia sólo han perdido un partido esta temporada (0-1 en Friburgo). Un encuentro que debieron ganar (por el asedio en la segunda mitad), pero en el que se atascaron ante una defensa muy correosa de las de Jens Scheuer y ante una Laura Benkarth en plan imperial. De hecho, desde noviembre de 2016, sólo las de la Selva Negra han conseguido ganar al VfL a nivel nacional (aunque el partido de la temporada pasada tiene su historia). De los 4 empates que se ha dejado el Wolfsburgo esta temporada, 2 son circunstanciales (vueltas ante la Fiorentina y el Slavia Praga de eliminatorias sentenciadas en la ida), 1 sorprendente porque fue por un error incomprensible de Goessling (ante el Turbine Potsdam) y este último ante el Bayern en la final de la Pokal, que era perfectamente viable.

Balance en 2018: 15 Victorias / 2 Empates / 0 Derrotas. Goles: 42-4 (Slavia Praga 1-1 Wolfsburgo y Wolfsburgo 0-0 Bayern Múnich).
Balance 2017/2018: 28 Victorias / 4 Empates / 1 Derrota.
DATO: El Wolfsburgo no encaja 1 gol en Bundesliga desde el 11 de Diciembre de 2017.

DATO: El conjunto alemán es el único equipo en Europa que ha jugado todos sus partidos como local ante más de 1.000 espectadores esta temporada (NO el promedio, sino todos los partidos). 

El Olympique de Lyon: «Luces y sombras»

Lo comentábamos en la previa que hicimos ante el Barcelona: Este Olympique de Lyon no tiene nada que ver con la «idea» que solemos tener del equipo del Ródano. Esta verticalidad extrema que le ha querido dar Reynald Pedros funciona de maravilla, por una superioridad técnica/física abrumadora, ante la mayoría equipos del continente pero, ha decepcionado bastante ante equipos medianamente ordenados tácticamente. Y es que el OL ha aplastado a todos sus rivales; pero es llamativo que contra los 3 equipos más, en teoría, poderosos a los que se ha enfrentado, conjuntos con recursos físicos en el caso del PSG, y tácticos en el caso de Barcelona y del City, la imagen y los resultados no estén a la altura de la mejor plantilla del planeta (1-0 y 0-0 ante el PSG, 2-1 y 0-1 ante el Barcelona y 0-0 y 1-0 ante el City). Cuatro victorias por la mínima y dos empates sin goles.

Y lo curioso es que las sensaciones han sido malas en el caso del empate 0-0 en el Academy Stadium de Manchester y en aquella polémica victoria en el Mini Estadi. En ambos encuentros, la producción ofensiva de las francesas fue muy escasa y con recursos muy «básicos» para un conjunto que antes brillaba por el maravilloso fútbol que practicaba. Es cierto que casi no le han creado problemas, pero siempre esperamos mucho más. En el caso de los partidos contra el PSG, y los enfrentamientos ante Barcelona y City en el Parc OL, el patrón ha sido el mismo: Dominio apabullante, control indiscutible, ocasiones a oleadas (sobre todo con muchas llegadas de forma muy directa)… Pero muy poca renta a tanto dominio.

Al campeón de Europa le tenemos que valorar por sus partidos ante equipos de cierta entidad. Y la verdad es que nos ha mezclado momentos de absoluto deleite y una sensación de ser inabarcables, con momentos en los que parecía imposible que no fueran capaces de meter gol; hasta algún partido entero en el que no sabíamos a qué jugaba el OL y si eran ellas las que teníamos delante. El desaprovechamiento de los recursos puede ser lo más alarmante. O quizás, ese cambio de estilo que ya se intuía con Gérard Precheur, y que Pedros lo ha llevado al extremo.

Parece absurdo hablar de dudas y de mal juego cuando estamos tratando a un equipo que lleva 32 victorias y 2 empates esta temporada, y que esta luchando por el triplete. Pero es que la exigencia de «les fenottes» no es sólo ganar todo, sino arrasar. Luces y sombras.

Balance en 2018: 16 Victorias / 2 Empates / 0 Derrotas. Goles: 99-4 (Manchester City 0-0 Olympique de Lyon y Paris Saint-Germain 0-0 Olympique de Lyon)
Balance 2017/2018: 32 Victorias / 2 Empates / 0 Derrotas.

PLANTILLAS

VfL Wolfsburg

POSIBLE XI INICIAL: Stephan Lerch parece haber encontrado un XI tipo para los partidos grandes. Un 4-2-3-1 con Pernille Harder bailando entre si es una delantera o una mediapunta. La recuperación de la mejor versión de Noëlle Maritz ha provocado que Lara Dickenmann pase a la posición de extremo por la izquierda. Todos estos cambios vienen propiciados por la lesión de Babett Peter en la SheBelieves Cup, que provocó la reestructuración del equipo con Alexandra Popp como pivote (es duda por problemas musculares) y Lena Goessling de central. Cláudia Neto no puede jugar en la UWCL, así que de la vuelta de Popp o no depende que veamos ese «XI de gala» sin Peter. Quizás puede haber una variación en el lateral zurdo si Lerch cree que Maritz es demasiado lenta para enfrentarse a Bronze o a Cascarino/van de Sanden (si juegan) y decide o retrasar a Dickenmann o incluir en el XI titular a Isabel Kerschowski. Si esto ocurre, podríamos ver a Tessa Wullaert o Zsanett Jakabfi en banda izquierda. No esperamos muchas más novedades que esas, pero, el VfL siempre ha probado cosas nuevas en las 3 finales previas de la UWCL con Kellermann en el banquillo.

Almuth Schult (Alemania // 27 Años)

Todos tenemos nuestros favoritos, pero creo que ya somos mayoría los que pensamos que Schult es la mejor portera del mundo en la actualidad. En lo que a argumentos de portero se refiere (reflejos, seguridad, capacidad de reacción, colocación, potencia de salto, altura, juego aéreo, etc), creo que es la mejor actualmente. Si a eso le unes, que quizás es por lo que a veces se le critica mucho, un excelente manejo del balón con los pies, a veces se excede con su confianza en él, te da el resultado de ser la número uno bajo palos, y fuera de ellos. Sus números son increíbles a pesar de ser la portera de un equipo que casi siempre planta a sus centrales en la línea del centro del campo. No es nada sencillo salir bien parada de ello en la Bundesliga. Ha solventado un montón de «1vs1″ esta temporada. Os dejo por aquí su actuación este pasado sábado en la final de la Pokal.

Anna Blässe (Alemania // 31 Años)

Más de 10 años lleva ya la jugadora de Weimar en la Baja Sajonia desde que fichó por aquel Wolfsburgo menos «glamuroso» que el de ahora. De aquella extremo derecha que llegaba hasta línea de fondo y centraba (era la única jugada que tenía), a ser una de las mejores laterales del mundo, pese a una limitación técnica bastante llamativa. Y es que Blässe vive de su potencia física. Tren inferior muy fuerte, cambio de ritmo a la altura de las mejores, velocidad punta altísima, carácter, agresividad, no rehuye ningún balón dividido, y evidentemente, por su pasado como extremo, muy ofensiva. Una de las «armas secretas» de este conjunto alemán.

Nilla Fischer (Suecia // 33 Años)

Por mucho que pasen los años, Nilla Fischer sigue dando una sensación de seguridad apabullante. ¿Ha perdido velocidad? Sí. Pero su experiencia, inteligencia y sobre todo, quizás su principal arma, la utilización de su voluminoso cuerpo, hacen que siga siendo una de las 5 mejores centrales del mundo. La auténtica líder, desde hace ya muchos años, de este equipazo de la Baja Sajonia. Parece que el nacimiento de su hijo le ha motivado más.

Lena Goessling (Alemania // 32 Años)

Tras varias temporadas con un bajón de juego muy notable, volvemos a ver a una Lena Goessling no sé si imperial, pero al menos, casi al mismo nivel de aquella pivote que dominó el fútbol femenino europeo con Nadine Kessler durante 2 años brillantes para la jugadora de Bielefeld. Lo curioso es que está siendo con ella de central como en aquel 2013 del famoso triplete del VfL (4 títulos para ella ya que también ganó la Eurocopa aquel año). Sus «limitaciones» de movimiento, velocidad, son de sobra conocidos, pero está en estas últimas semanas anticipándose a todos los movimientos de las rivales y dejando una sensación de dominio de la situación. Que juegue de central facilita el famoso desplazamiento en largo tan peligroso del equipo de Stephan Lerch. Porque la clase nunca se pierde.

Noëlle Maritz (Suiza // 22 Años)

Es increíble que llevamos viendo a la jugadora helvética casi un lustro al máximo nivel y tan sólo tienen 22 añitos. Una lateral que es todo lo contrario a Blässe. Maritz se caracteriza por ser técnicamente muy buena (ambidiestra), ser más defensiva que ofensiva a pesar de que en ciertas ocasiones, por ejemplo contra el Atlético de Madrid, la vemos en posición de remate en el área rival, muy inteligente con una lectura del juego muy buena; pero, tiene el problema de la falta de velocidad y cambio de ritmo, que en el fútbol femenino de hoy en día, tantas diferencias marca. A pesar de ello, es casi siempre una fija en los onces titulares del Wolfsburgo en los últimos años.

Sara Björk Gunnarsdóttir (Islandia // 27 Años)

Creo que con los años hemos aprendido a valorar la ciudad de la Volkswagen como el lugar perfecto para que jugadoras muy prometedoras y que sólo necesitan los «grandes focos» para que se les valores como deberían den ese golpe encima de la mesa. A la capitana de la selección islandesa le ha costado una temporada el hacerse dueña del centro del campo del VfL y demostrarnos, que probablemente a día de hoy es la mejor «box to box» del fútbol femenino europeo y mundial. Carácter volcánico para una jugadora que ha logrado imponerse a todas sus rivales en esta temporada. Ese duelo Henry vs Björk puede ser espectacular.

Alexandra Popp (Alemania // 27 Años)

La poderosísima jugadora alemana es de ese tipo de futbolistas que te encantan, o los odias. En mi caso y en la de mayoría de entrenadores (porque juegue en la posición que juegue siempre es titular indiscutible con todos los entrenadores que ha tenido tanto en la selección alemana como en Wolfsburgo y en Duisburgo), nos encanta. Allá por 2010 todos pensamos que sería la mejor delantera del mundo… A día de hoy es una de las mejores del mundo; pero ya no tengo tan claro que sea una delantera. De hecho, creo que es la típica jugadora «de equipo» elevado a la mayor excelencia posible. Como delantera ya sabemos que es de «intangibles», que trabaja para las demás, que se sacrifica por el equipo y que genera espacios además de oportunidades para sus compañeras de equipo. Pero desde el inicio de 2018, por la lesión de Peter, la estamos viendo de centrocampista, formando un doble pivote muy peculiar, pero inabordable para las rivales, con Sara Björk (que luego comentaremos más en profundidad). Físico inagotable, llegada desde segunda línea, carácter, agresividad y remate de cabeza. Esas señas nunca cambian juegue dónde juegue. Eso sí, llega «tocada».

Caroline Graham Hansen (Noruega // 23 Años)

Una jugadora especial, única, diferente… Y con una clase que se le cae de los bolsillos. Probablemente la mejor jugadora en «1vs1″ del planeta por todos los recursos técnicos que tiene, y pese a que no lo parezca, por su cambio de ritmo y su punta de velocidad. Con espacios es absolutamente imparable. ¿Por qué no tiene tanto cartel como otras? Sencillo. Despuntó muy pronto en el panorama internacional ya no sólo con aquel Mundial sub-20 donde nos maravilló, sino siendo la jugadora más desequilibrante, a sus 18 años, de aquella Noruega que llegó a la final de la Eurocopa 2013. Pero, desde 2014 hasta finales de 2016, sufrió muchas lesiones de gravedad que la tuvieron media temporada brillando en el conjunto verdiblanco y la otra media en el dique seco. Desde hace año y medio viene siendo muy regular, teniendo partidos dónde sus actuaciones han dejado con la boca abierta a más de uno. La llegada de Harder hizo que por fin pudiera sacarse la presión de encima y tener una compañera con la que formar una dupla de ensueño.

Pernille Harder (Dinamarca // 25 Años)

Para muchos, o quizás, para la gran mayoría de analistas de este deporte, la atacante danesa es sin ninguna duda la mejor jugadora del mundo en estos momentos. Sus actuaciones están siendo increíbles, ya sea con el Wolfsburgo o con la selección danesa. Pero el mejor argumento de la capitana de la selección escandinava es la regularidad al más alto nivel. Ha diferencia de la otra «reina» que tendrá enfrente, Dzsenifer Marozsán, Pernille Harder lleva año y medio brillando sin pausa alguna en uno de los monstruos del fútbol femenino mundial, siendo considerada ya, la gran imagen de este VfL. Pero por si esto fuera poco, la jugadora de Ikast (ciudad del mítico Midtjylland), consiguió liderar a la selección danesa (marcando en la final de la Eurocopa) a un histórico segundo puesto en la pasada UEFA Women’s Euro 2017. Pero, ¿qué podemos decir de su juego? Casi imparable en conducción, no porque sea muy rápida, sino por su habilidad con las dos piernas y su inteligencia a la hora de escoger la jugada adecuada. Ambidiestra, con mucho gol, llegada desde segunda línea, pero también con la capacidad de hacer de esos movimientos de «9» dentro del área, técnicamente sobresaliente… Quizás no sea un 10 en nada, pero es al menos un 8’5 en todo (hace poco la llegamos ver incluso empleándose en defensa con un corte en su propio área digno de una Nilla Fischer). Es la única jugadora de la competición que ha marcado en todas las rondas de esta edición de la UWCL.

Lara Dickenmann (Suiza // 32 Años)

El comodín que todos los entrenadores quieren tener. ¿Qué es Lara Dickenmann? Es una navaja suiza. Delantera y capitana de la selección helvética, lateral zurda habitualmente, recientemente reubicada a la posición de extremo, y ocasionalmente pivote en el VfL. Sea lo que sea Dickenmann, la mejor jugadora de la historia del fútbol suizo, siempre rinde a un nivel notable. Algunas veces podría aparecer o ser más incisiva, porque calidad para marcar diferencias al máximo nivel tiene, pero aun así, la versátil jugadora de Kriens ha tenido un papel importante en Wolfsburgo y en el Lyon. Técnicamente excelente, capacidad para el «1vs1″, velocidad, visión y entendimiento del juego.

Ewa Pajor (Polonia // 21 Años)

Aquel diamante en bruto que fichó el Wolfsburgo hace unos años ya es una realidad. Le ha costado su tiempo el adaptarse a una competición tan complicada como la Bundesliga y a la exigencia de un equipo como el VfL, además de sobreponerse a problemas físicos y de visión. Pero el resultado es maravilloso. Ewa Pajor ya es una auténtica referencia del fútbol femenino mundial. Quizás esta final de la UWCL sea el perfecto escaparate para que el gran público conozca a una delantera eléctrica con un cambio de ritmo y un dinamismo fuera de lo común en este deporte. Parece que le falta «peso» para poder competir ante centrales de estos niveles, pero si no la habéis visto, el jueves descubriréis porqué está marcando diferencias al máximo nivel. Una jugadora con «chispa» y con una carácter ganador a la altura de su potencial.

PODRÍAN JUGAR

Merle Frohms (Alemania // 23 Años)

Hace tiempo que decíamos que si Frohms quería llegar a ser lo que prometía, debía de salir del VfL. Y así lo hará este verano, cuando dejará el club que le ha visto crecer, para ser, en teoría, la portera titular del prometedor Friburgo. Una portera de un nível muy alto que simplemente tiene la mala suerte de tener como competencia a la que es probablemente la mejor portera del mundo. Que no os extrañe si el año que viene está convocada para el Mundial 2019. Talento siempre ha tenido.

Babett Peter (Alemania // 30 Años)

Una de las 2 jugadoras en activo que lo ha ganado absolutamente todo: Juegos Olímpicos, Mundial, Eurocopa, Champions League, Bundesliga y Copa de Alemania. Dudo mucho que pueda jugar o que entre en la convocatoria de la final salvo sorpresa de última hora; pero ya nos sorprendió haciendo el entrenamiento normal con todo el equipo el día previo a la final de la Pokal. Llega muy justa después de su lesión en la SheBelieves Cup.

Joelle Wedemeyer (Alemania // 21 Años)

Está teniendo más minutos que nunca y se nota la mejoría física en ella. Pero sigue estando muy «verde» para estos niveles. Calidad técnica y entendimiento del juego tiene, pero esa falta de físico (peso y velocidad) le obliga a estar al 100% concentrada para que esos metros que le pueden sacar en carrera las jugadoras top o simplemente esas delanteras que tiene más músculo que ella se impongan. Y es un riesgo muy alto para las de Lerch, pero, que tanto él como en su día Kellermann, como Steffi Jones y Horst Hrubesch creen que solucionará el futuro. Y es que ya no sólo confían mucho en ella en Wolfsburgo, sino que, es verdad que no ha llegado a debutar, pero en los últimos meses va a casi cada convocatoria de Alemania.

Isabel Kerschowski (Alemania // 30 Años)

Si tuviera técnica y tomara mejores decisiones… ¡Qué pedazo de jugadora sería «Isy» si tuviera esa dos cualidades que he mencionado antes! Porque en cuanto a fuerza, potencia y velocidad… Muy pocas le pueden ganar. Por eso tuvo sitio en aquel maravilloso Turbine Potsdam de principios de década, y por eso ha tenido momentos brillantes con la selección alemana y el Wolfsburgo.

Katharina Baunach (Alemania // 29 Años)

El único fichaje veraniego del club no ha tenido mucha suerte. Si bien es cierto que desde un primer momento su fichaje no tenía mucho sentido más allá de que necesitaban una lateral zurda y «Katha» lo es, sí que parecía que podría tener más minutos a lo largo de la temporada. Llegó «tocada» y cuando empezaba a tener minutos se lesionó de gravedad ante la Fiorentina en un partido intrascendente. Desde entonces ha trabajado para volver al equipo y tener minutos. Sus lanzamientos de falta son una auténtica maravilla. También puede jugar de pivote.

Tessa Wullaert (Bélgica // 25 Años)

Lo habré dicho mil veces pero no me cansaré de decirlo: «Si Wullaert tuviera más físico, sería una TOP Mundial». Sin más. La capacidad técnica, el entendimiento del juego, su visión y capacidad para asociarse con sus compañeras está acorde con lo que ella es: Una de las mejores atacantes del mundo. Pero… Le falta ese cambio de ritmo, esa potencia muscular para ser una jugadora referencia de uno de los dos gigantes del fútbol femenino mundial. Y pese a todo, siempre disputa muchos minutos cada temporada. También es cierto que su rendimiento parece estar muy ligado así se siente arropada por su entrenador. Se nota enseguida cuando está con confianza y cuando no. Abandonará el club alemán en verano para dejar de ser una variable más del gigante alemán; para ser una estrella en uno de los aspirantes como es el Manchester City.

Zsanett Jakabfi (Hungría // 28 Años)

Otra de las «armas secretas» de Lerch. Otrora la jugadora más diferencial de este equipo; entre las lesiones y los fichajes estelares del club, su rol ha empezado a ser el de la jugadora número 12 ó 13 de este equipo. Siempre que está sana, la jugadora húngara del año, goza de minutos, ya sea como titular o el primer cambio del equipo (ha sido titular en 2 de las 3 finales de la UWCL que ha disputado el VfL). Su calidad es de sobra conocida. La temporada pasada fue la máxima goleadora de la Champions League y hace 2 años fue la mejor jugadora de la final de la DFB-Pokal. Ha perdido esos recortes maravillosos que dejaban en evidencia a las defensoras rivales, pero sigue manteniendo esa velocidad en carrera y esa calidad en la definición para mantenerse en la élite del fútbol femenino.

Anna-Lena Stolze (Alemania // 17 Años)

«Remember the name». Si las lesiones le permiten evolucionar cómo se espera (por eso no brilló en las dos últimas Eurocopas Sub17 que ganó Alemania), estamos ante una de las próximas estrellas del fútbol femenino mundial. Le tienen mucha fe en la DFB y en el Wolfsburgo, tanto es así, que con 14 años, el VfL se peleó con el 1.FFC Turbine Potsdam por hacerse con sus servicios. Con apenas 13 partidos se ha convertido en la 3ª máxima goleadora de la segunda división (zona norte) de Alemania y ha llegado a debutar en Champions League ante el Slavia Praga (remató al palo en su primera ocasión). El conjunto verdiblanco ha blindado a este talento que destaca por su fuerza, potencia, disparo potente y capacidad para la definición. Vamos, una versión moderna y revisada de las antiguas «killer» alemanas. Esperemos verla brillar en el próximo Europeo sub19 (ha sido la máxima goleadora en la Ronda Élite).

*NO PUEDEN DISPUTAR CHAMPIONS LEAGUE
Estas 3 jugadoras no pueden disputar la fase final de la UWCL por haber gozado de minutos en la misma con el Linköpings y el Rosengard esta temporada.

Cláudia Neto (Portugal // 30 Años)

Una de las mejores centrocampistas de la actualidad que tenía que probarse en uno de los grandes para demostrar ese cartel que le otorgábamos. Su impacto en la Bundesliga ha sido excelente en muy poco tiempo. Titular en estos últimos partidos en los que no ha podido jugar Popp. La mejor jugadora de la pasada Algarve Cup.

Kristine Minde (Noruega // 25 Años)

Decía la propia jugadora escandinava que sabía que no iba a gozar de muchos minutos en estos primeros meses en Wolfsburgo porque sabía que el ritmo de juego exigido era demasiado elevado para lo que ella estaba acostumbrada. Bueno, pues acertó. De todas formas, su polivalencia y actitud le hubieran venido bien al conjunto alemán.

Ella Masar (Estados Unidos // 32 Años)

Algunos podrían haber pensado que Masar no le iba a aportar nada a un conjunto plagado de estrellas. Pues la «guerrera» americana ha demostrado que quiere hacerse un hueco. Aportando tanto dentro como fuera del terreno de juego. El quererse probarse con las mejores fue lo que le llevó a Alemania, y de momento, está gozando de bastante minutos en los partidos importantes. De hecho, sus dos goles al Essen le dieron el título de Bundesliga al conjunto de la Baja Sajonia.

 

Olympique Lyonnais

POSIBLE XI INICIAL: Parece claro que Reynald Pedros ha encontrado su XI tipo tras muchas variaciones durante la temporada. Un 4-2-3-1 con Mbock Bathy acompañando a Renard en el centro de la defensa y con la joven Bacha, que ya fue titular ante el Barça en el Mini, en el lateral provocando que Majri juegue de lo que le gusta: extremo por la izquierda. También hemos visto una variante con un 4-4-2 en rombo con Abily de «10» (o incluso sin Abily y ver a Majri de falsa interior y Le Sommer arriba con Hegerberg) o incluso defensa de 3 en momentos puntuales del partido. Salvo sorpresa de última hora, el XI que vimos ante el PSG el pasado viernes y con el único cambio de Buchanan por Mbock en las semis de copa ante el Montpellier, será el XI que veamos en la final de Kiev. ¿O querrá sorprender al Wolfsburgo? Quizás le de miedo el enfrentar a Bacha con Hansen. Aunque la lateral ha sido titular en las semis de copa, en la ida ante el Manchester City y contra el conjunto parisino el viernes pasado.

Sarah Bouhaddi (Francia // 31 Años)

Siempre he creído que Bouhaddi era el eslabón débil de este OL, y a día de hoy lo sigo pensando. Es cierto que es capaz de lo mejor con paradas brillantes y actuaciones clave en las finales; pero también lo es que es muy dada al error y a las pifias monumentales. Por poner un ejemplo cercano para muchos aficionados que no sigan el fútbol femenino internacional habitualmente, el gol de Patri Guijarro que le dio esperanzas al FC Barcelona fue un error suyo. Muy de Bouhaddi. Como también lo es el «juego» que se trae en redes sociales para despistar a la gente.

Lucy Bronze (Inglaterra // 26 Años)

No hay duda alguna. Lucy Bronze es la mejor lateral diestra del planeta. Quizás en el apartado físico, su compañera de oficio en el otro lado del campo, Blässe, no esté por detrás de ella, pero es que la ex del City es infinitamente superior en el apartado técnico. Nos ha dejado detalles de absoluto deleite en lo que llevamos de Champions League. El golazo ante su ex equipo en semifinales fue para quitarse el sombrero, al igual que esa carrera que le sirvió para «regalarle» el gol a Marozsán ante el Barcelona. Y es que ahí está la gran diferencia entre Bronze y el resto. Su influencia en el juego. Una lateral con capacidad para marcar diferencias en defensa y en ataque, al más alto nivel. Una jugadora con un «motor» descomunal.

Griedge Mbock Bathy (Francia // 23 Años)

La ex del Guingamp parece ser la elegida por Pedros para ser la titular ante el Wolfsburgo por delante de Buchanan. La canadiense fue titular ante el Montpellier, pero Mbock lo fue contra el City y ante el PSG el pasado viernes. Conocemos de sobra sus enormes cualidades físicas y su tendencia a cometer algún error de concentración de vez en cuando.

Wendie Renard (Francia // 27 Años)

La mejor central del planeta, por un poderío físico aplastante, quiere seguir ganando títulos con el OL. Seguir haciendo historia. Y en las grandes finales, Renard siempre rinde a la perfección. Será diferente para ella esta vez ante el Wolfsburgo. Con Popp y Jakabfi siempre les ganaba el duelo físico, pero esta vez se supone que el VfL jugará de forma diferente para poder explotar a Pajor. Es infinitamente superior en el cuerpo a cuerpo. Pero veremos si la polaca le desplaza en carrera y si le puede seguir al espacio. Porque la polaca es muy diferente a Jakobsson, Blackstenius, Katoto y Diani. Es un perfil muy diferente. El año pasado Harder le llevó al límite. Como siempre, un peligro en el juego aéreo. La mejor jugadora de la temporada en el conjunto del Ródano.

Selma Bacha (Francia // 17 Años)

Si hubiera un premio a la jugadora revelación de la temporada en el fútbol femenino mundial, dicho premio iría para la lateral zurda nacida en Lyon. Recuerdo haberla visto en la pasada Eurocopa sub-17 en el partido que retransmitió Eurosport ante la República Checa, y la verdad, es que no llamaba para nada la atención. Y es que tampoco llama mucho la atención ahora mismo más allá de que sorprende muchísimo cómo actúa, sobre todo defensivamente hablando, para tener tan sólo 17 años. Su irrupción ha permitido liberar a Majri. La prueba del algodón será Caroline Graham Hansen. ¿Estará preparada para parar a la temible jugadora noruega? El año pasado Majri necesitó ayudas constantes de Alex Morgan.

Saki Kumagai (Japón // 27 Años)

Una de las mejores pivotes del planeta que lleva ya varios años rindiendo a un nivel altísimo. Deja dudas cuando toda la creación recae sobre ella. Necesita estar acompañada para sentirse más protegida. La jugadora que da el primer pase en fase ofensiva. Viene de ganar la Copa de Asia con la selección nipona. Puede jugar de central perfectamente y muchas veces se incrusta ahí para sacar el balón jugado. La lanzadora de penaltis oficial (aunque el último lo falló ante el Montpellier).

Amandine Henry (Francia // 28 Años)

La mejor «todocampista» del mundo. Lo hace todo bien. ¿Es una «box to box»? ¿Es una organizadora? ¿Es una destructora? Creo que ni ella mismo lo sabe. Es capaz de hacerlo todo. Es una «aspiradora» que lo absorbe todo en el centro del campo. Poderío físico tremendo, agresividad, liderazgo, capacidad técnica, disparo desde media y larga distancia. Lo tiene todo. Es la mejor del mundo en lo que hace.

Dzsenifer Marozsán (Alemania // 26 Años)

La reina «sin corona» sabe que está ante una nueva oportunidad de cimentar su tan ansiado, o quizás más ansiado por los que llevamos tantos años siguiendo a la jugadora alemana, premio como mejor futbolista del mundo. No lo consiguió pese a haber ganado los Juegos Olímpicos de 2016. La temporada pasada tenía la mejor oportunidad de su vida, siendo campeona y, mejor jugadora, del triplete con el Olympique de Lyon, pero fracasó con estrépito, al no saber echarse a las espaldas a la selección de Alemania, favorita a la Eurocopa, cuando más lo necesitaban. Esa irregularidad es lo que ha impedido su coronación antaño. Totalmente desaparecida en la SheBelieves Cup, lo que le ha valido críticas en Alemania, pero con la oportunidad de conseguir otro triplete siendo ya coronada como mejor jugadora de la Division 1 Feminine por sus compañeras de profesión. ¿En cuánto su fútbol? Si no conocéis a Marozsán, debéis haber vivido en otro planeta. Es simplemente, el mayor talento del fútbol femenino mundial. Clase y capacidad técnica por encima de todas las rivales. Es única.

Eugénie Le Sommer (Francia // 29 Años)

No está siendo la mejor de las temporadas para Le Sommer. Le conviene estar más centrada y menos tirada a banda como Pedros le suele ubicar. El tener jugadoras para combinar y filtrarse entre líneas le conviene más que un fútbol tan directo como es el del OL hoy en día. Pero de todas formas, estamos ante la delantera más regular de los últimos años. Su potencia, fuerza, golpeo de balón y velocidad en carrera siguen marcando diferencias.

Amel Majri (Francia // 25 Años)

Hay dos versiones de Majri. La de lateral zurda a regañadientes que tiene el factor positivo de sorprender llegando desde atrás pero que deja muchas pero que muchas dudas a nivel defensivo; o la versión de extremo que nos enamora por esa valentía y esa capacidad de regatear tan bonita y efectiva de la jugadora de origen tunecino. La canterana del Lyon es una prodigio en lo técnico. Una jugadora con una capacidad enorme para improvisar y ser letal en el «1vs1». Con gol, con visión para asistir y con un dinamismo que le hacen ser un verdadero incordio para el rival. De extremo es una de las jugadoras más diferenciales del planeta.

Ada Stolsmo Hegerberg (Noruega // 22 Años)

Es discutible si es la mejor delantera referencia del mundo, yo creo que Miedema tiene mucho que decir en ese debate, pero desde luego que no hay dudas en que la jugadora escandinava es la mejor rematadora del planeta. Pero, a pesar de la cantidad desorbitada de goles que lleva esta temporada, necesita hacer una final de la Champions brillante (ya anotó en la de Reggio Emilia hace 2 temporadas), para quitarse la losa de encima de no haber metido ni un sólo gol en la Eurocopa del 2017 ni en las dos finales, tanto de Copa como de la UWCL, la temporada pasada. Su poderío físico es determinante, pero a la vez, el estar en Francia le ha hecho mejorar muchísimo en el apartado técnico, pudiendo tener cierta influencia en el juego fuera del área sin tener que referirnos a tener que jugar de espaldas (el otro día nos dejó un detallazo técnico del más alto nivel.). Mejora día a día. Porque no lo olvidemos, tiene 22 años.

PODRÍAN JUGAR

Pauline Peyraud-Magnin (Francia // 26 Años)

La canterana del OL volvió a su equipo de toda la vida, después de hacerse un nombre en el Issy, ASSE y en el OM, para intentar hacer el papel de Gerard. No ha tenido tantos minutos como la actual portera del MHSC tuvo en estas últimas temporadas. Portera segura, cumplidora; pero que sólo ha jugado partidos poco competitivos esta temporada.

Kadeisha Buchanan (Canadá // 22 Años)

Ha tenido problemas físicos en un tramo importante de la temporada que quizás ha propiciado que Mbock sea titular por delante de ella. Un portento físico, muy seguro defensivamente hablando, que podría ser una alternativa real como titular, desplazando a Mbock a la banda o incluso jugando con 3 centrales si Pedros quiere proteger a su equipo ante el VfL.

Camille Abily (Francia // 33 Años)

Una de las grandes leyendas del fútbol femenino francés, y una de las mejores centrocampistas de la historia, se despedirá del fútbol del más alto nivel en los próximos días. No está siendo su mejor temporada, pero quién sabe, puede que la «maga» Abily nos tenga guardado algún truco para despedirse como lo que es, una de las más grandes. Echaremos de menos su calidad, visión, capacidad técnica… Su enorme talento.

Delphine Cascarino (Francia // 21 Años)

Una jugadora muy especial que nos encanta. Una auténtica «bailarina» con el balón. Su dinamismo, cambio de ritmo, velocidad, valentía, imaginación; pero sobre todo, su sobresaliente capacidad técnica, hace que sea una de las jugadoras más desequilibrantes del mundo. Esta es su temporada de regreso tras una lesión de gravedad

Shanice van de Sanden (Países Bajos // 25 Años)

Sigue dejando dudas la neerlandesa en la parroquia del OL. Técnicamente es una jugadora que para mí no da el nivel para lo que supones que es el Olympique de Lyon, pero, en esta versión tan vertical, sí que tiene sitio. Vendría hacer un poco el papel que hacía hace unos años la mejor versión de Thomis. Cambio de ritmo, agresividad, pero sobre todo, letal a campo abierto.

Jessica Houara-d’Hommeaux (Francia // 30 Años)

No parece estar en un estado de forma idóneo para jugar la final de la UWCL. Pero suponemos, que como Hamraoui, aunque no cuenten mucho con ella (hay que recordar que vuelve de lesión de rodilla), debería entrar en la convocatoria, aunque sólo sea para tener un recambio en la posición de lateral. Estando sana, era una lateral ofensiva de mucho recorrido.

Kheira Hamraoui (Francia // 28 Años)

Salvo sorpresa, la poderosa pivote francesa debería entrar en la convocatoria para la final de la Champions pese a que Pedros le está dejando en muchas ocasiones en la grada pese a no tener recuperada a Morgan Brian (por ejemplo el otro día ante el Montpellier o el viernes pasado ante el PSG). Desde que salió del conjunto por entonces entrenado por Benstiti no termina de cuajar con ningún entrenador. La temporada pasada estando Seger prácticamente ni jugaba. En este curso está teniendo más minutos, pero pese a la suplencia de Abily y la lesión de Brian, sólo suma 12 partidos como titular. Con el City cometió muchísimos errores. Pero para una final, su poderío, fuerza física y agresividad pueden ser muy útiles.

Morgan Brian (Estados Unidos // 25 Años)

La versión «oficial» es que la jugadora norteamericana está lesionada, pero por ejemplo, su último partido que disputó minutos fue ante el Albi a principios de Abril, y pese a que estuvo convocada ante el Manchester City, no ha vuelto a jugar (como es obvio por el dato anteriormente mencionado). ¿Estará o no estará en la final? Lo sabremos cuando lo haga oficial el club francés. Ojalá podamos ver su buena visión de juego y su capacidad para ordenar, equilibrar al equipo; y conseguir además, hacer la final aún más internacional de lo que ya es.

Élodie Thomis (Francia // 31 Años)

No parece que puede tener opciones reales de entrar en la convocatoria. Se despidió el otro día de la afición ante el Olympique de Marsella tras cumplir 11 temporadas en el club del Ródano. Ya no es aquella jugadora con aquel cambio de ritmo imparable que provocaba el pánico en toda Europa.

Corine Petit-Franco (Francia // 34 Años)

Los más nóveles en el fútbol femenino no se acordarán, pero la espigada lateral francesa era una de las mejores jugadoras en su posición en aquel primer enfrentamiento entre lobas y leonas. De eso ya hace mucho tiempo y desde entonces, Petit no deja ser un símbolo de aquel OL y una jugadora con un papel residual. Al igual que Thomis, se despidió de la afición el otro día ante el OM.

LAS CLAVES (LO MEJOR Y LO PEOR)

1) HARDER-HANSEN-PAJOR: UN PELIGRO JAMÁS VISTO.
¿Cómo afrontará el Olympique de Lyon un ataque al que nunca antes se han enfrentado? Ya no sólo este Lyon, sino que ningún otro ha tenido enfrente a semejante trío de «problemas» que puede formular el Wolfsburgo. De hecho, quizás nunca se hayan sentido inferiores en ataque al conjunto rival. Y ahí reside una de las claves del encuentro. Ni PSG, City, ni Barcelona tienen las armas para hacerle daño al conjunto de Pedros. Stephan Lerch tiene al que para muchos es el ataque más letal del planeta, el trío maravilla formado por Pernille Harder, Caroline Graham Hansen y Ewa Pajor (secundadas por jugadoras también muy peligrosas). La temporada pasada admitieron haber tenido la eliminatoria más complicada de siempre, argumentando que nadie les había generado tantas ocasiones de gol. Y por aquel entonces, Harder llevaba sólo 3 meses en el equipo y Hansen volvía de lesión. Pajor ni siquiera era titular. Pero el potencial y el peligro de estas jugadoras no es el mayor problema…

2) LA VERTICALIDAD DEL WOLFSBURGO.

El mayor problema para la defensa del Olympique de Lyon es que el Wolfsburgo lleva demostrando toda la temporada, y los últimos meses de la anterior, que necesita muy poquito para crear una jugada de peligro. De hecho, son capaces de hacerte daño teniendo que recorrer 40-60 metros para llegar a la meta rival. Pueden dominar el partido, pero también tienen la capacidad de que ese calvario que muchos delanteras de los equipos rivales sufren, el estar a 60-70 metros del área rival, para ellas no es un problema. El conjunto alemán tiene el mejor ataque del planeta en campo abierto. Que se lo digan al Chelsea o al mismo Bayern el pasado sábado. De saques de esquina en contra, Pajor y Hansen se presentaron, la polaca con la posibilidad de dar un pase atrás que fuese gol, y la noruega con un mano a mano contra Zinsberger, con oportunidades de marcar.

3) LENTITUD ATRÁS.

Pero si son muy buenas corriendo hacia delante, no lo son tanto corriendo hacia atrás. De hecho, la lentitud a la hora de replegar un equipo que suele colocar a casi todas las jugadoras en campo contrario, es el gran handicap de este equipo. Goessling, Fischer y Maritz son muy lentas corriendo hacia atrás. Y este Olympique de Lyon tan vertical puede destrozar al conjunto alemán.

4) EL BALÓN PARADO ES COSA FRANCESA.

Por mucho que las de Lerch tengan «fama» de ser inexpugnables a balón parado, y tengan a Popp y Fischer; las jugadas de estrategia son territorio de las de Pedros. Los guantes de Marozsán, Kumagai o Majri en el lanzamiento (si está Abily también), y jugadoras con un poderío físico y una capacidad de remate poderosa como Renard, Hegerberg, Mbock, Henry e incluso la fuerza de Bronze. En una final, este tipo de jugadas pueden ser definitivas.

5) EL CURIOSO DOBLE PIVOTE ALEMÁN.

Alexandra Popp y Sara Björk forman el doble pivote más curioso que he visto yo en el fútbol femenino. Una pareja con unas peculiaridades muy especiales que están siendo un quebradero de cabeza para las rivales. Más allá de dar ciertos pases de seguridad o pases sencillos a sus compañeras, está claro que ambas no tienen una capacidad innata para construir ni organizar el juego. Pero es que no están ahí para eso. Al ser el Wolfsburgo un equipo tan vertical que necesita pocos pases para plantarse en área rival, lo habitual es que Fischer y Goessling lancen la jugada ellas solas, pasando por encima de una Popp y una Björk, que son un peligro para el equipo rival, por su capacidad de llegada y las segundas jugadas. Si por algo destacan ambas es por el despliegue físico, su llegada y la agresividad de ambas. El despliegue físico les permite el hacer de dos «box to box» casi todo el partido. Son un peligro en ataque porque casi siempre llegan a posición de remate. Su agresividad les permite hacer una presión tan intensa que la mayoría de rivales se precipitan o pierden el balón dándole la posibilidad al VfL de recuperar el balón en campo contrario de forma muy rápida. En esos desplazamientos en largos de las centrales, aunque la jugada no llegue a la atacante para que pueda armar jugada, si la defensa rival rechaza o despeja, ya están ellas dos para presionar la salida de balón y forzar a que muchas veces, los equipos contrarios, rifen el balón. Son dos «perros de presa».

6) SABER SUFRIR.

La complejidad y la competitividad de los rivales en Bundesliga hacen que los equipos alemanes sepan sufrir. El campeón alemánn llega de ganar una final en los penaltis en un encuentro feroz en el apartado físico. Han perdido ante el Friburgo, los dos partidos ante el Turbine Potsdam han sido muy tensos, han jugado dos partidos con expulsadas… En definitiva, saben lo que es sufrir y han vivido casi todo tipo de situaciones durante la temporada. Pero, ¿sabrá sufrir el Olympique de Lyon? No lo han hecho durante toda la temporada, como mucho, han tenido la incertidumbre de que si el Barcelona o el City les marcaban, pero ni se acercaban a su área, podían caer eliminadas. Pero, si bien sobre el papel era así, sobre el césped nunca estuvo en duda su pase. ¿Cómo reaccionarán si las alemanas se ponen por delante?

7) LOS PENALTIS.

La última final entre ambos equipos se decidió en la tanda de penaltis con victoria para el Lyon pese a que el Wolfsburgo se adelantó primero con gol y parada de Schult a Hegerberg. Pero es que en las dos victorias del conjunto alemán sobre el francés, los goles del VfL fueron de Martina Müller desde los 11 metros (2013) y de Caroline Graham Hansen también desde el punto de penalti (2017). El campeón alemán viene de ganar una tanda de penaltis con un montón de fallos. Schult viene de parar 2 penaltis de 5 (otro fue al larguero), mientras que anotaron 3 de 5 (Zinsberger le paró 2 penaltis a Jakabfi y Masar). En aquella final del 2016, las dos jugadoras que no supieron aprovechar la ventaja fueron Nilla Fischer y Élise Bussaglia. Por otro lado, tampoco viene muy bien el OL en esa suerte desde los 11 metros. Si bien es cierto que la temporada pasada ganó la Copa de Francia y la propia UWCL desde ahí, en las últimas semanas han fallado los dos penaltis que han tirado. Casey Murphy se lo paró a Saki Kumagai (semifinales de Copa) y Tiane Endler a Dzsenifer Marozsán (el viernes pasado).

8) ¿QUÉ PROPONDRÁN LOS DOS?

Estamos ante dos equipos construidos para dominar y aplastar a sus contrarios con la pegada de sus jugadoras. Dos equipos que se sienten muy cómodos jugando con espacios y atacando en pocos toques. Dos conjuntos muy verticales. Quizás el Wolfsburgo se sepa adaptar mejor a estar un poquito más replegado de lo habitual, aunque no es un equipo que suela jugar así ni se sienta cómodo defendiendo en su propia área. No está construido para eso. El Olympique de Lyon tuvo que convivir con ello cuando se enfrentaron la temporada pasada y se notó que fue la eliminatoria en la que más habían sufrido nunca (las eliminaciones de antaño fueron en jugadas aisladas). Y esta temporada con Pedros no han tenido que enfrentarse a un equipo que les encierre atrás. Pero tampoco quieren ninguno de ellos el tener que exponerse a la mejor arma del rival: El campo abierto. El que controle, se adapte y aproveche mejor los diferentes cambios de rumbo del encuentro; se llevará la final.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here