Inicio Internacional

Tenemos que hablar del Manchester City

443
0
Compartir
Foto: Manchester City (c)

Lunes. Sorteo de la Champions. Parón por selecciones. Creo que toca aprovechar el «impás» en el calendario y la calma para la reflexión que da hablar con más de dos semanas de adelanto para analizar un poco la eliminatoria entre el Atlético de Madrid y el Manchester City.

«¿Quién es el favorito?» Esa es la gran pregunta que muchos os habéis hecho este mediodía. La verdad es que veo a bastantes aficionados del conjunto rojiblanco decaídos o con muy pocas esperanzas de pasar; en parte porque la imagen dada en las últimas semanas no es la mejor, en parte por volver a tener un sorteo complejo. Bueno, puede ser que el sentimiento sea justificado. Pero sinceramente, dentro de lo que cabe el sorteo no ha sido «tan» malo. De hecho, como he dicho durante la semana, era el equipo más accesible dentro de los grandes de Europa (parecía inevitable un enfrentamiento ante uno de ellos). Eso no significa que vaya a ser una eliminatoria sencilla o que esté menospreciando al City. No, simplemente que me parece un emparejamiento con el que el conjunto madrileño puede sentirse «relativamente» cómodo. Todo lo que no hubiera sido Olympique de Lyon, Wolfsburgo o Paris Saint-Germain era positivo. Era tener opciones reales de pasar. Veo un 50%-50%. Con ligero favoritismo para el conjunto de José Luis Sánchez Vera… Si vuelven a créerselo.

Porque la temporada pasada se lo creyeron siendo las inglesas favoritas y consiguieron eliminarlas en dos enfrentamientos en los que parecía que el equipo doble semifinalista de la Champions eran las madrileñas y no las que visten de azul cielo. El Manchester City era superior en plantilla la temporada pasada, pero su dinámica era negativa (5 derrotas y 3 empates en los últimos 13 partidos oficiales). Pese a todo ello las dimos como favoritas por trayectoria y nivel frente a un equipo con nuevo entrenador y con varias jugadoras nuevas en el bloque fuerte. Y la realidad es que tras el 0-1 de Gemma Bonner y varios minutos de zozobra, la eliminatoria fue dominada de forma abrumadora por el conjunto español. Cuestión de dinámicas. De creérselo. Y quizás esa sea la gran duda de cara a un Atlético que prometía mucho este verano pese a perder ambos partidos en la International Champions Cup en Estados Unidos, pero que se ha hundido un poco en las últimas semanas. Mejor plantilla pero una dinámica negativa. Es curioso, los papeles cambiados una temporada después.

Pero si bien creo que tienen peor plantilla que el Atlético de Madrid en cuanto a talento y profundidad, creo que pueden formar un XI mucho más competitivo pero sobre todo que llegará mucho mejor a la eliminatoria que el de la temporada pasada; aunque las bajas de Georgia Stanway, Ellen White y Karen Bardsley les pueden hacer mucho daño (sobre todo las dos primeras al ser las jugadoras más diferenciales del equipo). De hecho fijaros que Nadia Nadim y Mie Leth Jans que fueron titulares en Majadahonda se marcharon en invierno. Jennifer Beattie, Melissa Lawley, Nikita Parris y Abbie McManus tampoco están con respecto al equipo del año pasado.
Nick Cushing mantendrá el 4-3-3 y su filosofía de jugar por dentro y tocar el balón, algo que al Atlético de Madrid le viene bien para su presión e intensidad. Mucho mejor este tipo de juego que el vértigo de los otros gigantes de Europa.

¿Qué cambia en el XI del City con respecto al año pasado? Pues prácticamente todo en el hipotético XI titular. Será una eliminatoria nueva. En portería no estará Karen Bardsley. Quien no siga mucho el fútbol femenino inglés puede pensar que es una baja sensible, pero sinceramente creo que Ellie Roebuck les da mucha más seguridad. Los que visteis el amistoso ante el conjunto inglés en agosto seguro que apuntásteis su nombre. La defensa cambia por completo en el momento en el que pueden disponer de Demi Stokes (que no jugó la eliminatoria) y una Steph Houghton en un buen estado de forma (se perdió la ida en el Cerro). No estará Beattie como central. Lo más seguro es que esté una Aoife Mannion que es un poquito más rápida que la central escocesa o Gemma Bonner. En el lateral derecho siguen buscando a la heredera de Lucy Bronze y tampoco estará McManus que podía jugar en esa posición. No creo que se arriesguen con una Matilde Fidalgo sin experiencia al más alto nivel. Y cuidado si entra Megan Campbell (vuelve de lesión tras ACL) porque sus saques de banda son como saques de esquina.

En el centro del campo los nombres no cambian, pero sí su estado de forma. Tanto Keira Walsh como Caroline Weir están en el estado de forma de su vida, en un punto muy dulce además de que Jill Scott siempre aportará su físico y su llegada. El ataque ha cambiado al completo. Es verdad que no estarán Stanway y White, pero tienen muy buenos argumentos en una Tessa Wullaert que está un poquito mejor que la temporada pasada, pero sobre todo en una Janine Beckie que parece que está encontrando su sitio en Manchester y una Pauline Bremer que ha vuelto a un gran nivel y a ritmo de goles tras superar una lesión que la tuvo un año fuera de los terrenos de juego. Este es el gran cambio con respecto a la temporada pasada. La canadiense y la alemana no estaban y ahora mismo parecen estar entonadas. A partir de ahí la plantilla no tiene mucho más. En el centro del campo sólo tienen una opción más tras la lesión de Laura Coombs que es la joven Tyler Toland. Y en ataque les queda la surcoreana Lee Geum-Min y la joven Lauren Hemp.

Onces titulares de nivel parecido, dos proyectos en constante cambio y que a veces incluso parece que pierden potencial, dinámicas completamente distintas a las de la temporada pasada… Muy difícil predecir quién se va a llevar esto. El que golpee primero y se imponga a sus miedos o fantasmas tendrá las de ganar. Cuestión de creérselo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here