Ir a la página de inicio
Online desde 2003
lunes,09 de diciembre de 2013
Marianela Szymanowski: “Un menisco no me iba a quitar mi felicidad”
La argentina del Rayo Vallecano recuperó la ilusión tras dos años y medio sin poder competir • Los médicos le aseguraron que su lesión era irreversible y le desaconsejaron la práctica deportiva
@LaluRAlbarran

   Con las mariposas en el estómago y con ilusión. Así arrancó ayer Marianela Szymanowski (Buenos Aires 31/07/1990) su nueva etapa con el Rayo Vallecano dos años después de su fichaje. Una historia rocambolesca la de la argentina, que pese a llevar afincada en España gran parte de su vida, no pierde el acento. Su hermano Alexander (actualmente en el Brondby) le aficionó desde bien joven al balompié y puede ser que Marian haya vivido sus mejores y también peores momentos pensando en el fútbol. Pese a tener todavía toques de fútbol sala, donde destacó defendiendo los colores del Villalba, se decantó por el fútbol más grande donde su versatilidad y velocidad no pueden pasar desapercibidos.

Vivía un año dulce Marian cuando disfrutó de sus primeros minutos en Primera División defendiendo los colores del Atlético de Madrid y Argentina le convocaba para ejercitarse con su selección. Fichó en 2011 por el Rayo Vallecano y llegó a debutar en Champions ante el Peamount United sustituyendo a Pilar Villalba en el minuto 81 aquel 11 de agosto de 2011. Fue el principio del fin. Para Marian realmente nunca llegó a debutar:”Tenía ya el menisco tocado y muchísimo líquido en la rodilla y ya me habían operado de un menisco, así que no lo cuento”, así que en cuentas de la argentina, podría decir que tras dos años de fichaje, por fin debutaba en liga con la camiseta rayista.

Ayer corría el minuto 78 de partido. Los nervios volvían a Marian y a la grada, donde su familia y amigos miraban con la misma ilusión con la que ella volvía a correr para ponerse en el campo y tocar balón. Ayer ponía punto y final a un calvario de dos años y medio. Para Marian ”cuando Laura me dijo Marian a calentar sentí mucha emoción y cuando estaba cambiando en el banco la camiseta se me juntó todo” y a Vallecas, también.

Tuvo su ocasión, estuvo participativa entrelíneas y no se escondió, tocó balón y animó a sus compañeras. 12 minutos perfectos que podrán ser el inicio de una nueva vida para quien tiene el fútbol como método de vida. Así es Marianela, que asegura que ahora siente que ”todo esto valió la pena”.

Los médicos como “enemigos” de sus meniscos

El calvario ha sido largo y su tesón le llevó a no abandonar. Es difícil continuar cuando “seis de cada ocho” médicos le desaconsejaban la vuelta, Marian argumentaba que ”me llegaron a decir que no podría volver a la práctica deportiva”. Marian tiene una rodilla complicada. La falta de menisco externo y parte del interno llevó a los médicos a asegurarle que no volvería a competir porque es una lesión irreversible.

Marian no cesó en su empeño porque como ella misma dice ” si uno quiere y junta todas sus energías y fuerzas puedes lograrlo”. Nunca se planteó la retirada, ella se esforzaba en argumentar que ” hoy en día hay enfermedades terminales y la gente sale, por qué no iba yo a poder jugar al fútbol” aseveraba y finalizó asegurando que ”un menisco no me iba a quitar mi felicidad. Este era el camino que YO quería tomar”.

Animó a todas las jugadoras en su misma situación. Anima a todas las jugadoras a que ”cuando crean que no es posible que aunque los médicos digan que no es posible que sigan aunque pase mucho tiempo” y como bien dice la canción: “nada es imposible para quien sabe esperar”.

Admiración por Alexander y Sara Mérida

Marian es familiar y quien la conoce asegura que es buena amiga. La argentina pasó parte de su recuperación en Huelva, donde su hermano Alexander defendía los colores del decano Recreativo de Huelva y por Barcelona, donde Sara Mérida ha sido uno de los mejores bastones para apoyarse. La jugadora del Espanyol es para Marian “un ejemplo para todos, pocas palabras hay para decirle, la sigo muy de cerca, es muy amiga mía y es un ejemplo no sólo en el fútbol, sino en la vida” aseguraba entre palabras emocionadas.

La rayista no quiso desperdiciar la ocasión para darle un guiño de fuerza a la jugadora del Espanyol que pasa por otro calvario de lesiones en su rodilla, pero que tiene a buen seguro que volverá mejor que antes.

Con la vista puesta en el Rayo Vallecano

A partir de ahora Marian seguirá la rutina de una deportista de Primera División. Con la vista puesta en el presente la argentina promete ”trabajar, no rendirme nunca y en cada partido, tanto a mi entrenadora y compañeras, prometerles trabajo y no cansarme ni parar de correr”. El trabajo como lema de vida llevó a Marian a la selección argentina aunque ahora asegura que no piensa en ello.

No tiene techo y si le preguntas por el objetivo del equipo a partir de ahora asegura que “no hay que rendirse de cara a la liga y hacer un gran papel en Copa”

Hablar del fútbol, de objetivos como futbolista y sobre todo el final de un calvario, harán que el fútbol siga siendo una parte importante en la vida de Marian.
¿te apetece decir algo sobre esta noticia?

Nombre: Correo Electronico:

Comenta:

Acepta aqui las condiciones y

Latidos de Futbolista
© 2014 FutFem.com - Contacto: info@futfem.com