Barcelona, Atlético y Levante mantienen distancias en cabeza, pero todo se aprieta en la zona roja