Jorge Vilda cumple 75 partidos con buena nota

Jorge Vilda llegó a la Selección absoluta a finales de julio de 2015 tras el convulso Mundial del Canadá. Desde entonces, ha llegado a cuartos de la Eurocopa y a octavos del Mundial con un promedio de 75 por ciento de victorias.

Jorge Vilda en un entrenamiento.
Jorge Vilda en un entrenamiento.
Aimara G. Gil (@AimaraGGil) | 26/10/2021 - 22:22h.

Jorge Vilda cumplió su partido número 75 al frente de la Selección española con una plácida victoria ante Ucrania (0-6). Su victoria número catorce de forma consecutiva y sin encajar ningún gol. Una racha que continúa y parece que se puede alargar bastante. El seleccionador suma 51 victorias en esos 75 encuentros, sólo trece derrotas y once empates con un balance de 212 goles a favor y sólo 39 en contra. Su promedio es del 75 por ciento de victorias, muy por encima del 50 por ciento de Quereda, su antecesor, y de Teodoro Nieto, sólo tuvo un 34 por ciento. En cuanto a diferencia de goles suma +167 por los +97 que Quereda y -8 de Nieto.

Vilda cogió las riendas de la selección absoluta a finales de julio de 2015, tras el convulso Mundial de Canadá. Era el primero en el que participaba La Roja, pero acabó con las jugadoras pidiendo el cese de Ignacio Quereda que acabó presentando su dimisión después de 27 años en el cargo. Llegaba sangre nueva, la de un Vilda que aprendió de su padre, Ángel Vilda, con el que compartió vestuario en las categorías inferiores. Con la Sub-17, a la que llegó a 2010 con su padre al frente de la Sub-19. Con la la Sub-17 consiguió dos Eurocopas, dos subcampeonatos europeos, un bronce mundial, un bronce europeo y un subcampeonato del mundo. En 2014 cogió la Sub-19, donde sólo estuvo un año. Llegaba su gran oportunidad. Conocedor de la cantera española y tras unos grandes resultados en las categorías inferiores Villar confió en él y los resultados, de momento, son de nota.

El técnico madrileño ha hecho debutar ya a 41 jugadoras en los seis años que lleva al frente de la Selección tras el debut de Maitane en el amistoso ante Marruecos. Regeneró a la Selección con decisiones que aún colean como dejar fuera a pesos pesados como Sonia Bermúdez o Vero Boquete. Confió en la cantera, en las que un día le hicieron estar nominado al mejor entrenador de FIFA. Y, de momento, los resultados están en alza. Ganó la Algarve Cup, peleó hasta la final en al She Belive Cup y se ha clasificado con holgura para la Eurocopa de Inglaterra. Los penaltis le dejaron en la cuneta en Países Bajos en la última cita continental y el que fue a la postre campeón Estados Unidos en los octavos del Mundial haciendo sufrir a las Morgan, Rapinoe, Press o Lloyd. Ya van 75 partidos de Vilda al frente de la Selección y aún le queda cuerda para rato...

publicidad
publicidad