Elena Danilova, el nacimiento de una futura estrella

«Deseaba marcar un gol en la final»

Elena Danilova, el nacimiento de una futura estrella

Como cada vez que se celebra un Europeo, el de este año celebrado en Hungría ha dejado entrever varios jóvenes talentos que en un futuro no muy lejano pueden terminar convirtiéndose en estrellas del balompié femenino. Varias de ellas, como las francesas Sarah Bouhaddi, Louisa Necib y Elodie Thomis, la finlandesa Linda Sällström, la alemana Célia Okoyino Da Mbabi, o la inglesa Eniola Aluko ya conocen lo que es jugar con la selección absoluta. Otras no tardarán en dar el salto. También en el equipo campeón, Rusia, se atisban futuros talentos como la guardameta Elvira Todua y las centrocampistas Elena Terekhova, Victoria Afanasova y Elena Morozova. Pero es otra Elena, de apellido Danilova, quien se ha llevado casi todos los elogios de la prensa especializada.

Esta joven de 18 años recién cumplidos (17-06-1987) se ha proclamado máxima artillera del Campeonato con 9 goles, lo que supone el 75% de los goles conseguidos por su selección, que ha marcado 12. Dotada de una buena envergadura (1,76 metros) y un físico atlético (61 kilos de peso), Danilova ha sabido explotar su velocidad y excelente definición para causar terror entre las porteras contrarias. Dejarle un par de metros libres puede suponer la sentencia de muerte para el equipo que la defienda. Estas características ya fueron advertidas por el seleccionador ruso Yuri Bystritsky, que se la llevó al Mundial de Estados Unidos en 2003 cuando solamente contaba con 16 años. Allí, Danilova sólo dispuso de 45 minutos ante Alemania, los suficientes como para anotar un gol a las que posteriormente serían campeonas. "No tengo palabras para describir aquel sentimiento, sólo emoción. Si embargo, esta final ha sido más grande para mí", ha llegado a decir.

Una inoportuna lesión le impidió acudir el año pasado a Tailandia, pero dos años después de aquel Mundial absoluto en tierras norteamericanas, la delantera moscovita ha eclosionado. Y eso que, al igual que su selección, la jugadora comenzó de mala manera esta Eurocopa, cayendo con rotundidad ante Francia por cuatro goles a cero y pasando desapercibida. El despertar de Danilova llegó en la segunda jornada de competición. La rusa empezaba a gestar su estrellato con dos goles a Inglaterra, el segundo de penalti a tres minutos del final del partido y que daba a su país sus primeros tres puntos y la opción de aspirar a colarse en semifinales. Precisamente ese segundo gol lo catalogaba la jugadora como "el más importante" de los ocho que había conseguido hasta la fecha, antes de disputar la final.

La delantera, que milita en el Energy Voronezh de Moscú, engrandecería más su nombre en la tercera jornada ante Escocia con tres goles en la última media hora de partido y que posibilitaban el acceso de Rusia a las semifinales. Allí la esperaban las actuales campeonas del Mundo de la categoría, Alemania, que en el pasado Europeo de Finlandia les endosaron un contundente 8-0 en semifinales. Pero a las rusas no les temblaron las piernas esta vez y pasaron por encima de las germanas, destacando una genial Danilova que destapó el tarro de las esencias en ese partido y dio todo un recital de desmarques, de cómo irse de las defensas rivales y de definir en carrera. "El partido del año pasado fue una muy buena experiencia para el equipo y hemos vuelto más fuertes", recordaba la jugadora en uefa.com. "Perdimos unas cuantas jugadoras pero lo más importante es que ha permanecido el bloque. Aquella severa derrota ha estado sobre nuestras cabezas todo este tiempo, pero ahora es historia y hemos demostrado que Rusia es capaz de derrotar a las alemanas. Soñé que ganaríamos el partido y se hizo realidad", explicaba.

A Rusia le quedaba el paso definitivo, derrotar a Francia en la final. Los enfrentamientos anteriores no eran muy favorables a las del Este de Europa. El pasado año empataron a uno en Finlandia, y el 4-0 de la primera ronda en el presente Europeo aún pesaba en las jugadoras de Valentín Grishin. "No salir agarrotadas como ocurrió en el primer partido" dijo Danilova que fue una de las claves para superar a Francia. "Aprendimos de los errores de aquel encuentro, supimos contrarrestar su juego técnico y empleamos nuestras armas para llevarnos el triunfo. La pena fue que se tuviera que llegar a la tanda de penaltis, porque pienso que hicimos méritos para haber ganado en los primeros 90 minutos", declaraba después del partido final.

Y en dicha final, Danilova no faltó a su cita con el gol. Pese a jugar renqueante buena parte del encuentro tras sufrir un golpe en un encontronazo con Bouhaddi, la delantera rusa aprovechó un servicio en profundidad de la centrocampista Elena Terekhova para elevar a nueve su cifra de goles. Del gol, y de su compañera hacía las siguientes valoraciones: "Fue un bonito gol, tal vez el más importante de mi carrera porque ha servido para conseguir el primer título para nuestra nación. Deseaba marcar un gol en la final. El pase de Elena -Terekhova-, con la que me entiendo perfectamente, fue excelente y yo simplemente le puse el broche final. Hemos jugado juntas desde pequeñas y en los mismos equipos, y eso se nota a la hora de jugar".

El Mundial Sub-20 del próximo año en Rusia será la próxima cita internacional donde se pueda seguir observando la evolución de esta jugadora, que junto con varias de sus compañeras de selección, está llamada a marcar una época con un país que hasta hace pocos días siempre había ocupado un segundo escalón entre la elite europea y mundial.

Elena Danilova, el nacimiento de una futura estrella
Comentarios