Superliga: El castigo con un partido a Maribel levanta ampollas

Varias jugadoras se sienten agraviadas 'por no ser tan mediáticas'

Superliga: El castigo con un partido a Maribel levanta ampollas

La decisión del Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol de castigar con un partido de sanción a Maribel Domínguez por su expulsión el pasado domingo en Pozuelo de Alarcón ha dejado cierto recelo y enojo en varias jugadoras, que se sienten perjudicadas por no tener el 'caché' mediático de la jugadora mexicana del Fútbol Club Barcelona. "Por una acción parecida a mí me cayeron tres partidos y me parece injusto que a Marigol, por ser quien es, sólo le caiga uno", comentaba a esta redacción Marta, una jugadora de Territorial que estaba presente en el partido. "Normalmente, las agresiones se castigan con tres o cuatro partidos. No sé por qué a Marigol le ha caído solamente uno. Con los 'grandes' siempre pasa lo mismo", indicaba otra jugadora perteneciente a un club de Superliga tras enterarse de la noticia.

El porqué de un partido hay que encontrarlo en el acta. El colegiado de la contienda, el madrileño Félix Jiménez Vivas, reflejó en el acta que la expulsión de Maribel se debió a que la jugadora profirió un insulto a su rival y no fue, por tanto, expulsada por producirse de manera violenta con una contraria. "El árbitro se cagó, porque era Marigol e iba a tener mucha repercusión, y tal vez no quiso reflejar lo que en verdad sucedió", ha llegado a decir una persona vinculada a un club que lucha por la permanencia y que prefiere mantener su anonimato.

Quienes estuvieron presente en el Valle de las Cañas de Pozuelo de Alarcón comentan que la delantera del Barcelona había tenido sus más y sus menos con la defensa verderona a lo largo del encuentro y, en un lance del mismo, Maribel fue a disputar un balón con Pili "con muy mala intención" -señalan-. "Además de propinarle un golpe en el rostro, le clavó los tacos en la pierna. Todavía tiene las marcas", explica una jugadora del equipo madrileño.

En ese mismo lance, la delantera madrileña Carol, que desde la su posición en ataque había presenciado la acción, corrió hacia el lugar donde se había producido el 'encontronazo' entre Maribel y Pili para recriminar a la blaugrana su gesto y ha sido castigada con tres encuentros por "provocación a una rival y ser reincidente", según refleja el acta. "Está claro que aquí no todas somos iguales", se ha quejado una compañera de Carol, que ya había sido expulsada en Oviedo y castigada con cuatro partidos por agredir a una contraria.

Con otros cuatro partidos de suspensión fue también castigada hace poco la jugadora del Estudiantes Sonia Ayala, que respondió con un empujón a una patada propinada por detrás por la burgalesa Nata. "Yo no he visto el partido, pero por lo que cuentan parece que Marigol le pegó a otra jugadora y sólo le cae un partido. No hay derecho", comentaba.

Además, para dar mayor surrealismo al asunto, la propia jugadora del Barcelona no tenía reparos instantes después del partido a la hora de reconocer que le dio un golpe a la centrocampista madrileña y pensaba que su expulsión se debía a tal motivo: "Estoy triste por la expulsión. No intuí haberla pegado. Nunca me habían expulsado. Soy, simplemente, una chica que juega al fútbol. He ido a por el balón. Desgraciadamente, quizás por el instinto de jugar con las manos, la he pegado. Pero no fue de mala fe. Si tengo que pedir disculpas lo hago. Yo no sé pelearme. Yo no sé pegar. Yo no he respondido a los golpes que ellas me han dado a lo largo de todo el partido", recogía la web oficial del club blaugrana el mismo domingo.

Así pues, Maribel tan sólo se perderá el derbi contra el Sabadell y volverá a estar disponible para disputar los tres últimos partidos ante Lagunak, Nuestra Señora de Belén y Athletic.

Superliga: El castigo con un partido a Maribel levanta ampollas
Comentarios